Close
Lo viejo y lo nuevo
Serbia
¿Con estar vivos basta?
Del Otro Lado
Lo que nos separa y lo que nos une
El transporte en México
EUMEX GLORIOSO
pzn4to0
Uncategorized

Lo viejo y lo nuevo

Por las pasadas dos semanas hemos estado viajando por toda Alemania, ya que hemos visitado a muchos consultores de seguridad, quienes podrían venir a México, a impartir un programa de entrenamiento intensivo a nuestros cuerpos de seguridad privada del Estado Mayor Presidencial, para que estos conlleven con excelencia su difícil tarea, especialmente en contra de los terribles enemigos que tiene México como el crimen organizado y el narcotráfico.

Al recorrer este país, desde Holstein hasta  Wurttemberg  y desde Westfalen hasta Brandenburg, me he encontrado con una maravillosa nación cuya historia explica el gran papel que la antigua Germania ha jugado en el destino del mundo en el que vivimos hoy en día.

Al viajar por sus arterias y observar cuidadosamente mis alrededores, estoy convencido de que esta nación en sus cuatro esquinas es sin duda uno de los países más hermosos del mundo.

berlin-kaiser-wilhelmAlemania, visualmente, es un país sumamente interesante, debido a la combinación perfecta que existe entre la modernidad absoluta de muchas de sus ciudades principales y el romanticismo medieval de sus provincias, donde el hierro de la espada de los caballeros de Tanemberg aún brilla como una estrella en la noche.

Esta gran combinación entre lo moderno y lo antiguo debo decir que no es un resultado absuto de la voluntad alemana por demostrar las maravillas de estos dos mundos, sino por el cruel veredicto del destino, cuya mirada no desampara a ningún país y cuya justicia purifica a la obscuridad de las naciones como el fuego purifica la inmundicia de una herida.

Alemania, previo al siglo XIX, había sido un grupo de reinos de habla germánica relativamente tranquilo, cuyo objetivo principal era el avance de su civilización y la prosperidad de sus habitantes.

Sin embargo, el siglo XIX trajo a aquellos reinos, básicamente conocidos como Prusia,   el caos del expansionismo europeo, cuando Napoleón Bonaparte invadió esta región del mundo con sus invencibles legiones y tomó Berlín, convirtiendo así a todas estas provincias germánicas en partes del gran imperio francés, algo que causó sumo resentimiento en la población local.

Con el pasar de pocos años y con la ayuda de Inglaterra, el ejército y la nación de Prusia comenzaron a modernizarse rápidamente, sembrándose así las semillas de lo que sería 80 años después la gran nación alemana.

Al firmarse el tratado de Viena en el año de 1815, tras la derrota de Napoleón, se restablecieron las fronteras europeas a las que habían sido antes de la Revolución Francesa, dándole espacio a Prusia para continuar con sus planes de industrialización y modernización, y a su vez nacieron los sueños de unificar a todos los reinos alemanes en lo que la historia llama “La Unificación Alemana”.

August 12-13, 1961, Berlin, Germany --- Thousands of Germans gather to celebrate the demise of Communism with the symbolic fall of the Berlin Wall. --- Image by © Regis Bossu/Sygma/Corbis

En el año de 1848, Napoleón III (sobrino del gran emperador) tomó el poder de Francia y amenazó indirectamente a los intereses prusianos.

Este evento fue la perfecta excusa para el gran canciller Otto Von Bismark para unir a todos los reinos alemanes por medio de la guerra, algo que les sería muy posible, debido a su gran proceso de industrialización iniciado en 1812, tres años previo al congreso de Viena.

En el año de 1870, Bismark, después de haber vencido al reino de Dinamarca y al imperio austriaco, provocó una guerra con Francia, a quien derrotó vorazmente en la guerra franco-prusiana, después de la cual se apropió de las provincias de Alsacia y Lorena y fundó a Alemania.

Esto sembró las semillas de las dos guerras mundiales, donde Alemania fue destruida dos veces, por lo que se vio forzada a construir nuevas ciudades arriba de las ruinas de la guerra, es por esto que el día de hoy esta nación posee esta gran combinación de lo viejo y lo nuevo.

djavoljavaros007
Uncategorized

Serbia

El año pasado hice un recorrido a través de los mejores hoteles de lujo en Cancún, donde conocí a muchas personas importantes e influyentes, quienes naturalmente visitan aquellos lugares grandiosos con mucha frecuencia.

Entre las personas que ahí conocí, destaca un señor serbio de nombre Mijaíl, quien a lo largo de los años se ha convertido en uno de los hombres más ricos de toda Europa del Este, al haber formado desarrollos residenciales en las playas de Croacia, especialmente en el puerto de Dubvrovnik .

A su vez, construyó cabañas de lujo en los Cárpatos rumanos, que han sido adquiridas por personalidades como el Príncipe de Gales, Anthony Hopkins, Vladimir Putin y muchas otras celebridades.

El señor Mijaíl no ha tenido una vida fácil, ya que nació en una familia muy pobre y perdió a sus seis hermanos en la guerra de los Balcanes, de la cual su país fue el epicentro y donde hubo genocidios mayores.

Por alguna razón que aún no conozco, formé una muy buena relación con el señor Mijaíl y recientemente me invitó a visitar su país, a lo que le tomé la palabra gratamente.

Serbia es un país que se encuentra en el sureste de Europa, encasillado por Hungría al norte; Croacia, Bosnia Herzegovina y Albania al sur y suroeste; Rumania y Bulgaria al este; y Macedonia al sur.

Serbia es un país de bosques, montañas y ríos que cubren su superficie como un abrigo, donde existen un gran número de especies de árboles, plantas y flores, que en muchos casos pueden crecer hasta en la pared de las casas y especialmente granjas.

Hay lugares a lo largo de Serbia donde el bosque es tan denso que muchas veces la luz del sol desciende en forma de tenues sombras, que recaen sobre los altos pastos y coloridas flores, que a veces parecen brillar en una manera orquestada, debido a la bipolaridad de las sombras.

pzn4to0

 

Serbia tiene acceso al Danubio, uno de los ríos más importantes de Europa,  comenzando en Alemania y desembocando en la costa este de Rumania, en el Mar Negro.

El clima en Serbia es muy caliente en verano y moderadamente frio en invierno, cuando generalmente se registran temperaturas de 20 grados bajo cero, con buena cantidad de nieve.

Los serbios son personas muy duras y de carácter muy explosivo, nunca escapando de una buena pelea.

Los hombres son muy altos y fuertes, muy similares a los rusos, generalmente de pelo castaño, ojos muy claros y tez muy blanca.

Las mujeres son delgadas, altas y con ojos felinos, muchas veces de color verde y de mirada sumamente profunda y sensual.

El pueblo serbio como es de fuerte y explosivo, también es sumamente supersticioso y de creencias tan antiguas como obscuras.

En general Serbia es un país de una belleza natural  imponentemente bella y de un tinte muy particular que les separa a muchos países de Europa.

ni-una
Uncategorized

¿Con estar vivos basta?

El día de ayer, en México y otros países de Latinoamérica, se convocó a un paro nacional y posteriormente a distintas marchas, bajo la consigna “Vivas nos queremos”. El objetivo fue lanzar una protesta en contra de los feminicidios, que se han incrementado en la región, tanto en frecuencia como en saña.

Hay quienes piensan que manifestaciones semejantes no tienen un efecto real contra los problemas a los que pretenden atacar, pues ni los delincuentes ni las autoridades parecen amedrentarse, o siquiera interesarse, al ver la indignación de la sociedad. Sin embargo, creo que por lo menos contribuyen a informar y generar consciencia de los acontecimientos.

vivas

Desafortunadamente, en países como el nuestro, la mayor parte de la población se contenta con los medios de comunicación más comerciales y que por lo general están del lado del gobierno, para obtener información. Aunque algo se transmite en esos medios acerca de la situación de violencia que enfrentamos a diario, tanto las cifras como los acontecimientos se maquillan. Manifestaciones como la de ayer nos recuerdan que los problemas están muy lejos de solucionarse y que debemos seguir actuando y exigiendo para que se dé un cambio.

No obstante, las movilizaciones y los actos de cualquier índole que defienden el derecho a la vida siempre me hacen reflexionar y plantear una pregunta; ¿es suficiente con estar vivos? Quiero decir que por “vida” podemos entender eventos como nacer, respirar, sobrevivir día con día y hacer todo lo posible para evitar la muerte. Pero, ¿con eso basta para tener una existencia plena como seres humanos? ¿Defendemos el acto de vivir sin más, aunque sea en condiciones denigrantes?

Hace poco leí, en el blog de William Soto Santiago, un artículo que me sugirió una respuesta a estas preguntas. De acuerdo con este autor, que además de ser investigador y catedrático de filosofía y teología, preside la Embajada Mundial de Activistas por la Paz, el hombre no sólo tiene derecho a vivir, sino a llevar una vida feliz.

No se puede ser feliz en un entorno marcado por la injusticia, la discriminación, la intolerancia, la pobreza y la violencia, y tampoco en un ambiente devastado, que lejos de constituir un espacio habitable, va menguando lentamente nuestra salud. Por tanto, al defender la vida no debería pedirse sólo una oportunidad para sobrevivir o para evitar la muerte; defender la vida es exigir justicia, tolerancia, dignidad y un entorno en el que sea posible crecer y prosperar, sin afectar ni a otros seres humanos, ni a otras especies.

Para lograr estos objetivos, que en primera instancia parecerían utópicos, William Soto propone una solución que de hecho es muy viable, aunque por supuesto implica un gran esfuerzo. Dicha solución es la educación, pero no entendida como la simple transmisión de datos, sino como la formación del pensamiento crítico y el cultivo de virtudes éticas en cada individuo. Esa clase de educación debe transmitirse tanto en las escuelas como en los hogares e incluso en los medios de comunicación y en los espacios públicos.

Movilizaciones como la de ayer también pueden tener ese valor educativo, si se les trata de comprender en vez de estigmatizarlas.

nina-dibuja-rotuladores
Uncategorized

Del Otro Lado

Un recuerdo que se me quedó muy grabado, de la época en que estudiaba la primaria, es el de una compañera que siempre llevaba los artículos escolares y los accesorios más lindos de todo el grupo. Cuando aparecía con un nuevo juego de plumones o una diadema de lo más original, no faltaban los halagos y tampoco la pregunta de dónde los había comprado. Parece que aguardaba ese momento, pues con un aire de suficiencia y orgullo respondía: “Me lo trajo mi papá del Otro Lado”.

Naturalmente, todas sabíamos a qué lugar se refería. Su papá trabajaba en una compañía que era filial de una empresa estadounidense; con frecuencia debía viajar a California, donde se encontraban las oficinas centrales y de cada viaje llegaba con la última novedad en moda y artículos para niñas, para consentir a sus hijas.

Para niños como yo, cuyos padres hacían el máximo esfuerzo para ahorrar y pagar unas vacaciones en algún lugar de la república mexicana, el “Otro Lado” bien podría equivaler a Otro Mundo; un lugar distante –por más que fuera nuestro vecino más cercano al norte–, del que llegaban toda clase de cosas encantadoras y al que muy pocos podían llegar, pues además se restringía el acceso.

Sin embargo, al ir creciendo me di cuenta de que el Otro Lado no era tan otro y constaté que, de hecho, muchas de esas cosas que me fascinaban de niña también estaban en nuestras tiendas, sólo que a precios más altos que los de la producción nacional. Más tarde supe que muchas personas aprovechaban sus viajes al otro lado de la frontera para comprar ciertas cosas, como ropa o productos tecnológicos, pues eran mucho más baratos en el país vecino, pese a la devaluación que siempre ha arrastrado nuestra moneda.

comprar-por-internet

Finalmente, cuando entré a la universidad descubrí el maravilloso mundo de las compras en línea y probé las mieles de ordenar libros de Amazon, cuando había descuentos especiales en la mensajería de USA a México. Para entonces, el Otro Lado había perdido su carácter maravilloso y se me presentaba como un escenario de contradicciones; era el lugar del que provenía buena parte de la literatura, la música y el cine que me gustaban; pero también era ese mundo sombrío, en el que mexicanos como yo, y extranjeros en general, enfrentaban toda clase de inconvenientes.

Lo que permaneció como una constante en mi mentalidad de consumidora, y que otros compradores expertos o aficionados me ayudaron a confirmar, fue la idea de que los Estados Unidos eran una especie de paraíso para las compras. Si se acudía en las temporadas correctas y se visitaban las tiendas indicadas, se podían comprar productos de las mejores marcas a precios bastante accesibles.

Así fue hasta hace pocos meses, cuando el dólar alcanzó niveles que nadie podía creer. La economía nacional enfrenta su peor pesadilla, aunque los funcionarios se empeñen en negarlo. Y para el ciudadano común y corriente, se acabaron los sueños de aprovechar las grandes baratas para ir de compras a Estados Unidos.

Pero, ¿realmente todas las oportunidades están perdidas? Lo cierto es que a pesar de la brutal devaluación, podemos hacer que nuestros dólares rindan para la compra de ciertos artículos, principalmente ropa y tecnología. Las razones son los outlets y las temporadas de rebajas. En los outlets se pueden comprar prendas de reconocidas marcas, por precios que pueden ir desde los diez dólares. También existen outlets de accesorios y tecnología; si no tienen la imperiosa necesidad de ir al último grito de la moda, pueden hacer rendir muy bien su dinero.

Por su parte, las temporadas de rebajas en Estados Unidos sí son dignas de tal nombre. A las tiendas no les interesa quedarse con productos de temporadas pasadas, que acaben ocupando espacio en los almacenes, así que los descuentos de hasta 90% son una realidad.

Claro que también está la opción, asequible y práctica, de comprar en el país, descubrir que la calidad no está ausente de nuestras producciones e impulsar los negocios locales. Pero, en fin, sólo se vive una vez y si el Otro Lado es parte de sus sueños, bien pueden darse una vuelta.

shoppers

mexico-eu
Uncategorized

Lo que nos separa y lo que nos une

Las relaciones diplomáticas, políticas y comerciales entre México y Estados Unidos han sido tema de discusión prácticamente desde el momento en el que surgieron ambas naciones. Sin embargo, nunca habían llegado a un punto tan álgido como el que han alcanzado actualmente.

El motivo lo conocemos todos, a uno y otro lado de la frontera. Los comentarios, ofensas y amenazas proferidos por el candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump, que comenzaron desde antes de que se oficializara su campaña y que no han cesado, han vuelto a poner el dedo en la llaga de nuestra relación amor-odio con el vecino del norte.

Si analizamos las cosas con la mayor objetividad posible, habremos de concluir que el mensaje de Trump, si bien incoherente y distorsionado en diversos aspectos, transmite parte del sentir de muchos ciudadanos estadounidenses; a saber, que los inmigrantes, provenientes no sólo de México, sino de diversos países latinoamericanos y de otros continentes, son un riesgo potencial para la estabilidad económica y social de su país.

La reacción no es exclusiva de los ciudadanos de Estados Unidos. Todo país que, ante determinadas circunstancias o de manera sistemática recibe a grupos de inmigrantes, llega a preguntarse si este fenómeno tendrá efectos negativos, como pérdida de empleos, sobrepoblación, incremento en la delincuencia o ineficiencia de los servicios públicos. En respuesta a semejantes inquietudes se pueden tomar medidas, como desarrollar programas de integración para los recién llegados, imponer requisitos y pruebas para la admisión al país, o incrementar la seguridad fronteriza. Casos semejantes se han visto en Canadá, Gran Bretaña y los países de la Unión Europea, por mencionar algunos ejemplos.

eumex

Lo que caracteriza la reacción del pueblo estadounidense en lo que se refiere a México, es que con frecuencia va acompañada de legendarios sentimientos de rivalidad, rechazo y odio. Esto ha dado lugar a todo tipo de situaciones de violencia y también al surgimiento de personajes como Trump, que aprovechan la emotividad para encausar sus fines económicos y políticos. No obstante, esas personas que abogan por liberar a su país de migrantes y temen que estos acaben con su identidad y su estado de bienestar, son las mismas que han prosperado gracias a una economía fundada en el trabajo de aquellos.

Del lado mexicano también existen reacciones, emociones y prejuicios. Comentarios como los de Trump provocan oleadas de ira, que se traducen en el supuesto rechazo a “lo gringo” y en afirmaciones pretendidamente nacionalistas. Pero, por otra parte, es difícil negar a las ventajas que da el ser vecino de los Estados Unidos; como el libre comercio, que da acceso a todo tipo de productos y tecnologías; la facilidad de viajar, una vez superado el obstáculo de la Visa, a una nación que pese a sus recesiones, todavía ofrece importantes oportunidades en materia de negocios, educación o salud; y hasta la posibilidad de aprender inglés fácil, por todas las influencias culturales, que traspasan la frontera sin ningún problema.

Los muros, los desacuerdos y las ideologías podrán separarnos, pero también hay muchos vínculos que unen a las dos naciones y cuya existencia debe reconocerse y valorarse, antes de tomar decisiones basadas solo en las emociones.

Uncategorized

El transporte en México

El transporte en México ha tenido múltiples etapas, caracterizadas por los estilos de vida y las circunstancias de nuestro país y no solo por los avances tecnológicos que se han dado a lo largo de su historia.

En sus inicios prehispánicos, la carga era realizada por los “Tamemes” (hombres que llevaban carga a cuestas) de un punto a otro en tierra y en el agua se usaban canoas y chinampas.

animales-de-carga

Con la llegada de los españoles a México, se comenzaron a usar los animales de carga como caballos y burros, que se vieron complementados posteriormente por las carretas y carruajes, estableciendo así un sistema de transporte que duraría más de trescientos años.

Este sistema tuvo su primer gran cambio cuando en 1837, durante la segunda Gestión del General Anastasio Bustamante, en su segundo período presidencial, otorgó una concesión a Francisco de Arriaga para construir una ruta de ferrocarril entre la Ciudad de México y Veracruz, debido a la gran cantidad de mercancías que se embarcaban en el principal puerto de carga en el país.

No fue sino hasta 1850, que transitó por primera vez un tren en el territorio nacional, en el tramo de Veracruz al Río San Juan.

El proyecto original de conectar la Ciudad de México con Veracruz tuvo que esperar hasta 1873, debido a diversos eventos políticos que cambiaron al país.

En 1907, Porfirio Días estableció Ferrocarriles Nacionales de México, dando un gran impulso económico y social al país. La empresa comenzó su declive en la década de los 80’s cuando se comenzaron a eliminar las rutas de pasajeros en el país, sobreviviendo algunas líneas de carga.

ferrocarril

Este organismo se vería condenado a la desaparición en 1997, dando fin al uso extendido de los ferrocarriles en nuestro país.

Regresando a 1903, los automóviles entraron a nuestro país y fueron invadiendo gradualmente el territorio nacional para convertirse en un medio muy cómodo para la gente común, dándole un nivel de independencia a los mexicanos que accedían a ellos, de manera que no se había visto antes.

Irónicamente, a pesar de que nuestro país está posicionado como el octavo productor de autos en el mundo, no hay un solo auto de creación nacional y solamente se maquila para empresas de otros países.

Y para completar el cuadro, en 1911, Alberto Braniff es el primer mexicano que realizó un vuelo en territorio mexicano, en los entonces llanos de Balbuena, que posteriormente se convertirían en parte del Aeropuerto de la Ciudad de México.

De todas estas formas de transporte, la aviación es posiblemente la única en que las empresas mexicanas han incursionado exitosamente, lo cual tiene su mérito pues la industria de la aviación es muy compleja y el número de empresas que han desaparecido son innumerables a nivel mundial.

En 1921 se funda Mexicana de Aviación, la cual sirvió durante 89 años, hasta su cierre en 2010 y en 1934 realizó su primer vuelo Aeronaves de México, en un vuelo de la Ciudad de México a Acapulco para iniciar así la historia de Aeroméxico.

Estas dos empresas fueron por muchos años las únicas representantes de nuestro país en esta industria, hasta que a principios del siglo XXI el concepto de las Aerolíneas de Bajo Costo encontró apoyo en inversionistas y surgieron varias empresas como VivaAerobus, Interjet, Magnicharters o Volaris.

Curiosamente, el giro más complejo y arriesgado es en el que las inversiones han encontrado su lugar.

Actualmente es igual de simple comprar un boleto para aerolíneas de otros países o para las aerolíneas mexicanas, tanto por Internet como en mostradores de aeropuertos en donde haya cobertura.

Así ha sido la historia del transporte en México; accidentada, contradictoria y exitosa… y aún falta mucho por hacer.

aviacion

muro-ee_uu__mexico
Uncategorized

EUMEX GLORIOSO

Debido a la situación y acontecimientos que les concierne a estos dos países, nos dimos a la tarea de crear este blog, donde el conflicto, amistad, negocios, importación y exportación de productos, es un caso de todos los días.

En este sitio te informaremos de todo lo que pasa con estos dos países, ya que son países en constante movimiento, todos los días estarás informado,  así que no dudes en entrar a este sitio, porque también te compartiremos nuestras experiencias, viajes y demas en relación a la misma.

Esperamos que sigas al pendiente de todos estos días para seguir cada vez mas informado.